Regresar |

Garrett McNamara pulveriza su propio récord una ola de 30 metros
Autor: El País / Foto: Garrett McNamara / Video: ShotSTVSurfing
Publicado el: 01/02/2013

Garrett McNamara ha vuelto a hacerlo: ha dejado a todo el mundo boquiabierto al cabalgar una ola de más de 30 metros y pulverizar así su propio récord mundial. La organización Guinness todavía tiene que certificarlo, pero todos los presentes en la playa portuguesa de Nazaré coincidieron en que fue la ola gigante más grande jamás surfeada.


Garrett NcNamara en Nazaré


Como todos los años, el estadounidense McNamara y su equipo han hecho temporada en la playa de Nazaré, Portugal, donde suele haber olas enormes que, junto a las Jaws, de Hawai, son las más altas del mundo. El hawaiano logró surfear una ola que para los expertos superaba los 100 pies, es decir, 30,4 metros de altura. El surfista ya tiene en su haber el récord Guinnes desde 2011, cuando en la misma playa montó una ola bestial de 23,7 metros de altura.

Por lo que se observa en la fotografía la 'onda' de este año parece superior, aunque los valedores del Guinness tienen todavía que certificar el tamaño real. Aunque el récord no sea oficial, la imagen de ayer despertó el asombro de muchos colegas profesionales. El reciente campeón mundial, el australiano Joel Parkinson, aseguró: "Si se confirma el tamaño, esto es de un fuera de serie". Yo surfeé una ola 40 pies menor en noviembre y fue una locura".

GARRETT MCNAMARA EN NAZARÉ, PORTUGAL


"No tengo ni idea de la magnitud de la ola de ayer. Fue mi descenso más largo, pero todavía no puedo decir si fue más grande que la de 2011", dijo el hawaiano a los periodistas en la misma playa de Nazaré. El equipo que acompaña a Garrett sí piensa que fue mayor, aunque para evitar controversias prefiere esperar a que la organización certifique el resultado.

McNamara, de 45 años, posee varios títulos Billabong XXL que premian a las olas más grandes y peligrosas surfeadas en un año. La modalidad del surfeo para este tipo de olas consiste en que es arrastrado por una moto de agua hasta la cresta de la ola y el surfista baja las colosales paredes solo con su tabla. La modalidad es extremadamente peligrosa. En 2012, además de ganar el premio a la ola más grande, McNarama obtuvo el galardón a la caída más peligrosa por un resbalón en una pared de más de 15 metros en Jaws, Hawai.